Risoto de Calabaza

Todas las semanas, religiosamente, en el bolsón de la UTT, en otoño viene un zapallo anco (que me empeño en decir calabaza). Divino, dulce dulcísimo, agroecológico.

Ya hicimos miles de sopas de calabaza de la tía Carola, crema de chocolo y calabaza, soufflé de calabaza, ensalada de calabaza (de mis preferidas)… y honestamente, ya me cansé un poco de todas. Pero el anco está… así que hay que usarlo.

Quería una receta bien de invierno, calentita, contundente, sana, y que tenga el sabor ese tan característico un poco más disfrazado. Que mejor que un risoto, una forma de preparación de arroz bien italiana, en donde este se va cocinando junto a otros ingredientes agregando caldo. El resultado es un plato bien cremoso (a menudo llevará ingredientes grasos que contribuirán a esta textura, como manteca o quesos duros), riquísimo se haga de lo que se haga.

Este es el resultado de esa búsqueda casi espiritual, donde obtuve una cena que fue un éxito (Claudio comió tres platos al hilo, casi un record solo superable por la comida que le hace mi mamá), relativamente sencilla, barata y nutritiva.

Ideal también para tomar de base y jugar con los ingredientes, ya que se puede hacer de espinacas y hongos, con frutos de mar, con azafrán, gran etcétera.

Para los que les haya tentado, aquí la receta…

Sigue leyendo

Pollo a la Manteca (indio) / Butter Chicken / Murgh Makhani

Seguimos con el viaje gastronómico a la India. Se supone que este plato lo inventó un cocinero de allá al que le había sobrado pollo al tandoor o tandoori (ese horno de arcilla tan de otros lados), y para que no quedara pollo seco (ustedes saben) creo esta increíble salsa a base de tomate, especias y crema, de una textura tan suave que pareciera a base de manteca.

Junto al Palak Paneer (un curry de espinacas y ricota prensada), son mis dps favoritos (tampoco es que me probé todo), pero cada vez que comemos este tipo de comida, no puedo dejar de quererlos.

Es fácil de hacer, como cosa “rara” solo necesitamos la especia garam masala, una mezcla de especias a su vez, que podemos conseguir fácilmente en la dietética, las demás claro que suman pero no son tan protagonistas.

La combinación del pollo marinado, que ya tomó sabor, luego cocido y dorado, mezclado con una salsita de tomate, es maravillosa. Por supuesto que la crema hace que todo quede más rico… plato ideal para lucirse con algún comensal en el que se tenga particular interés, o para hacer algo distinto en esta época de cuarentena.

Si pudiéramos y estuviésemos especialmente motivados, terminar mojando un naan en la salsita no tiene precio. Sino, solo con arroz también es increíble.

Les dejo la receta!

Sigue leyendo

Naan (pan chato indio)

Nunca fui a la India. Me encantaría en algún momento poder conocer, paisajes y gastronomía. Algo que si se es que tienen un montón de tipos de pan, y un montón de panes chatos (algunos de los más escuchados, o que sirven en los restaurantes indios acá, son por ejemplo, el rotti, el chapati, o el naan).

El naan me llegó casi de casualidad, creo que vi una receta en internet, hace muchos años, y me encantó porque tenía yogurt, miel, y cilantro. Y obvio, las fotos eran divinas. Así que hice, medio sin saber ni cómo era el “original”, y estuvo tan rico que una noche salió una cena con amigos interconectados que incluía curry de cordero (con el curry directamente traído de la India), arroz basmati (también algo nuevo para mi, todo elegante, largo y fragante), y mi aporte, el naan.

Los indios lo hacen en el tandoor, una especie de horno en el que pegan los discos de masa cruda en las paredes hasta que se asan, pero esta receta obviamente no, y su forma de cocción es a la sartén, de modo que es práctica, rápida y hasta divertida, porque vemos todo el proceso de transformación en nuestras narices.

Obvio que la receta está adaptada, me gusta que es rápida, lleva ingredientes que en general tenemos en casa, y se pueden hacer sustituciones.

La masa es pegajosa, pero si mantenemos siempre una capa de harina entre la superficie en la que se apoya y la que la toca (mesada, manos, palo de amasar), no vamos a tener problema.

Así que si les tentó, anímense, es fácil y realmente vale la pena probar estos pancitos chatos con gustos a otros lugares, y viajar por un ratito, aunque sea desde lo sensorial.

Sigue leyendo

Budín de Mandarina

No soy tan fana de los budines, prefiero otro tipo de dulces: tartas frutales sin dudas. Pero de vez en cuando me pica el bichito budín, y en otoño, un domingo gris y frío de cuarentena, sucedió exactamente eso. Miré en la heladera y claro, el cajón de frutas lleno de cítricos. Así que, recordando la técnica que usaba una compañera de la facu, y siguiendo mi receta base de budín, me embarqué en este, con gran entusiasmo de Claudio, que tiene una particularidad (ya no tan particular, pero bueno): una de las mandarinas va con todo (menos semillas). Así es! Y eso creo que le suma textura, gusto y humedad (odio los budines secos).

Queda con un gusto súper cítrico, y probablemente no les dure ni dos días enteros… los desafío!

Aquí la receta 👇🏼🍊

Sigue leyendo

Tarta Tatin de Tomate

Claudio había comprado unos tomates, que iban a ser ensalada, pero que de pronto se convirtieron en otra cosa. No se si les pasa, de leer una receta que dicen “que ganas de hacer!”, pero que termina nunca sucediendo. Bueno, este es el caso de esta tarta tatin (la clásica francesa con las manzanitas caramelizadas), pero de tomate. Eh? Si! Espectacular.

Así que bueno, vi los tomates, mi mente hizo cortocircuito y recordó esa receta, y buscando en la web, encontré un agregado copado: una base de cebolla caramelizada, que, ahora que ya la comimos, les puedo decir que suma realmente un montón, dándole textura y sabor.

Dos cosas para resaltar:

1) Fue más fácil de lo que pensé. Si bien toma tiempo, no es más que una hora, y teniendo en cuenta los resultados y la novedad, vale la pena.

2) Es 100% vegana, eso significa que es apta para todo público (omitamos a los celiacos claro, pero seguro hay una masa de tarta si. TACC por ahí). Y, aunque en casa no seamos veganos, me parece genial que estén incluidos en un plato TAN rico.

Así que recomiendo animarse, van a ver que no era tan grave!

PD: la ensalada quedó de lechuga. Simplecita.

Sigue leyendo

Fresca y cítrica ensalada otoñal

Ya bien adentrados en el otoño, podemos decir que es atípico. No solo por la cuarentena, sino porque el frío se está haciendo desear. Sin ir más lejos, este finde pareció más de verano que otra cosa.

Pero las hortalizas y frutas si corresponden a este mes, y en el bolsón de la UTT llegaron, todas muy lindas, espinaca, lechuga, rúcula, apio, mandarinas y naranjas. Cómo los verdes se arruinan rápido, solemos blanquearlos y guardarlos en el freezer a la espera de alguna tortilla o plato que los reciba; pero con el calorcito y un día de abundancia de comidas, decidimos cenar livianito y fresco. [Aunque también va bárbaro como acompañamiento de algún pollo o pescado]

Y salió esta ensalada rica riquísima, de hojas verdes variadas, apio, gajos de mandarinas y naranjas, y para hacer todo mejor unas nueces tostadas que miraban desde la alacena con ganas de participar.

Creo que con el condimento ocurre algo mágico: el aceite de oliva le da un gusto propio y diferente, el aceto un poquito dulce de mezcla con el jugo que van perdiendo los cítricos, y los pedacitos más chiquitos de las nueces, hasta ese polvito que se hace de ir cortándolas, se integra con todo lo demás formando una vinagreta llena de tonalidades y sabores. Jaja parece chamuyo, pero es de verdad 💁🏽‍♀️.

Así que si se tentaron por esta saludable, simple y divina propuesta, acá les dejo el paso a paso.

Sigue leyendo

Verduras (hinojo, brócoli, zanahoria y tomate) asadas al queso azul

Hay verduras que estamos acostumbrados a hacer siempre de la misma forma: hervidas. Un claro ejemplo es el brócoli. Hasta que ves en algún lado que al horno queda espectacular y querés copiarlo. Bueno, esta receta es eso.

Es agarrar un montón de hortalizas no taaaaan tentadoras y hacerlas asadas, y si no sos vegano y queres sumarle el toque que distinga una comida habitual de una especial, sumarle un poquito de queso azul encima y dejar que se derrita o gratine.

Y todo también inspirado en una chica que le contó que comía hinojo cocido (eh?! Nunca había escuchado en mi vida), con queso por arriba.

Resultado: más que satisfactorio, espectacular.
Esfuerzo: casi nulo.
Receta: acá abajo 👇🏼

Sigue leyendo

Buñuelos / tortilla / panqueques de zuccini coreanos [mi versión de Buchimgae]

Cuando Celia me llevó por primera vez a comer parrillada coreana, descubrí los mágicos banchan (반찬). Aparte de la carne, el arroz y la sopa obligados (y riquísimos, por cierto), el mozo comenzó a traer miles (en mi imaginación fueron miles) de platitos con distintos alimentos: nabo agridulce en vinagre, alitas de pollo, berenjenas salteadas, batatitas con una especie de caramelo encima, el delicioso e inalcanzable kimchi (fermentado de akusay con una pasta roja increíble), y más más cositas, una más rica que la otra. Una en particular que me encantó, y el motivo de esta receta, por supuesto, fue el buchimgae (부침개), una especie de buñuelo / panqueque / tortilla, chatita, crujiente, súper sabrosa. Se puede hacer de vegetales (en general zuccini, cebolla, cebolla verde, zanahoria) pero también frutos de mar, etc. Fue amor a primera vista.

La volví a comer unas cuantas veces en unos cuantos lugares (me acuerdo una mañana fresca en Parque Chacabuco para un día de la independencia coreana unas abuelas preparándolas, armadas de botellas de litro de aceite y poniéndoles sin miedo) y siempre cumplió y superó expectativas.

Un día decidí intentarlo, consulté con mi amiga (que también me cocinó una vez este plato), hice mucha búsqueda en internet, y finalmente terminé haciendo esta versión, seguramente incorrecta, incompleta y nunca a la altura de los originales; con los ingredientes que tenemos acá, algunos sobrarán, otros faltarán, pero a todos nos gustó un montón.

Así que si tienen un montón de zuccinis y no saben qué hacer, o quieren probar algo distinto e increíble, acá va la receta.

Sigue leyendo

[Receta Express] Ensalada de arroz, lentejas, rúcula y zanahoria

Es tan express que me da vergüenza hacerla pasar por receta. Es que casi que es juntar un par de ingredientes juntos.

Pero. Porque a pesar de su simpleza, su inatractividad, sorprende. Combina sabores, combina texturas, llena y nutre.

La podemos hacer apurados de ese apurado de llegamos a casa con el chino y la verdulería casi cerrando y tenemos que resolver pronto la cena; pero también tiene sus momentos de prestar atención al detalle (al rallar las zanahorias no perder un pedacito de dedo, lavar bien las hojas de rúcula), que al menos a mí, me funcionan con esa especie de meditación de cocinar. No sé si les pasa.

Y también sirve para plato principal o acompañamiento.

La creó (creo), mi madre, y la aprobó Claudio, después de haberme puesto cara de “esto vamos a cenar?” (🤔), terminó disfrutándola tanto como yo.

Ah, encima para estas noches de verano prácticamente, solo con prender la hornalla donde se hervirá el arroz estamos.

Pasen y vean la “no receta”.

Sigue leyendo

Panqueques de Manzana Quemados al Rhum

De pronto nos tocó lo impensado, una pandemia mundial 👑 🦠 🌎 . Y con la misma, las medidas. Todos en casa, mirándonos las caras, tratando de entretener a los niñes, no pelear con la pareja, o combatir solos el aburrimiento.

Y después de hacer maratón de series hasta el dolor de cabeza, de tocar mil canciones en la guitarra, mirar todas las historias de nuestros contactos de Instagram, o hacerse los pies y las manos, en algún momento tendrán antojo de algo dulce. Lo sé.

Pero este plato dulce tiene que cumplir ciertos requisitos básicos, principalmente eso dulce que deseamos tiene que poder hacerse con los insumos de todos los días, porque no vamos a salir al súper a comprar pavadas de repostería.

Así que los invito a probar estos panqueques de manzana 🍎 quemados al rhum, fáciles, prácticos, económicos, riquísimos, y con un momento de adrenalina.

Para los que se animen, siempre cuidándose mucho, acá va la receta. Sino, pueden optar por los clásicos.

PD: no vale hacerlos con alcohol en gel 😟.

Sigue leyendo